.................................................

 

   

LA LEY nº 3990 LE BRINDA UN JUSTO RECONOCIMIENTO

Homenaje al popular "Chuenga"

16/05/2012 - Por iniciativa de los Diputados Raúl Puy y Oscar Moscariello la Legislatura porteña promulgó la Ley 3990/2011 que propicia la realización de un homenaje al fallecido Francisco José Pastor, conocido popularmente como "Chuenga", microemprendedor ambulante, vendedor de sus propios caramelos, asiduo concurrente al Parque Avellaneda, al Club Alvear, a la Cancha de Vélez. El homenaje consistirá en la colocación de una placa sobre su sepulcro en el Cementerio de Chacarita con el siguiente texto: “Homenaje de la Legislatura de la C.A.B.A. a Francisco José Pastor "Chuenga" tierno y dulce personaje porteño" 23/08/1915 - 03/12/1984.

 

EMBLEMA DEL BARRIO
PARQUE AVELLANEDA

Nombre dado por Ordenanza N° 26.607, Boletín Municipal 14.288 del 04/05/1972.

Límites: Av. Juan B. Alberdi, Escalada, Av. Castañares, Lacarra, Av Tte. Gral. Luis J. Dellepiane, Portela, Av. Directorio y Mariano Acosta.

Población total: 54.191

Hombres: 25.484

Mujeres: 28.707

Superficie: 5,1 Km2

Densidad poblacional: 10.614 Hab/km2

(Censo del 1º de julio de 2001 )

 
   

Siempre estaba ataviado con buzos, pulloveres o remeras de colores llamativos, como si hiciera falta que un condimento externo le diera más potencia a su personalidad. Lo suyo fue simple, casi inexplicable... ¿Cómo entender sino que a 26 años de su muerte estemos hablando aún de este personaje de la ciudad?

Su popularidad indiscutible apenas pudo ser superada por el halo de un misterio que se extendió sobre su figura hasta el día de su muerte. Dicen que se llamó José Pastor y que en el año 1984 dejó este mundo para siempre, llevándose con sigo la fórmula de extraña creación: "chewing gum" o "chuenga"

Los adultos de hoy, pibes del ayer, lo recordarán como un señor que se paseaba indistintamente por el Parque Avellaneda, el Luna Park, o cualquier otro sitio donde se reuniera mucha gente, acompañado por su infaltable bolsa de caramelos y su característico slogan: Chuengaaaa...aaa...aaa

Algunos de los fundamentos del proyecto

Para Chuenga no existía la decena ni los 100 gramos, su medida era más simple y natural: la palma de su mano, el puñado, el mismo que le daba a todo aquel que le acercara una moneda, más allá de que fuera de 5 o de 10.

El nombre de  su mercancía opacó su propio nombre, el cual muy pocos conocieron. Era, simplemente, Chuenga, ya que todo el mundo le llamaba así, como sus propios caramelos. Aparecía en muchas caricaturas y fotos de revistas como El Grafico, Gente, Siete Días entre otras y era sumamente popular, un verdadero personaje porteño. Chuenga era hasta misterioso, porque no faltaba a ningún espectáculo deportivo o masivo que ocurriera en Buenos Aires, estaba en todos, no se sabe como lo hacia, pero concurría a todos con su clásica bolsa de caramelos al hombro.

Lo suyo fue simple, inexplicable para todo el que no lo haya visto alguna vez. Los memoriosos dicen que empezó a ejercer su ilustre personaje por los años '30. Iba donde la gente se juntaba. Cubría todos los "eventos". Lo mismo le daba una carrera de embolsados, una pelea por el título o la final de un intercolegial.

Su particularidad, la creación que lo distinguió de entre cientos de vendedores ambulantes de golosinas fueron sus caramelos: blancos, veteados, envueltos en una cantidad de papel que lucía excesiva. Chuenga en realidad le puso "chewing gum" a sus caramelos, lo que en inglés significa goma de mascar, pero por dejadez, apuro, deformación o gusto prefirió llamarlos simplemente "chuenga".

La leyenda de este hombre parco pero afable, movedizo, chueco y algo encorvado, cuenta que nació en 1915 y desapareció para siempre en 1984. Se llamó Francisco José  Pastor, y su recuerdo tierno vive en cada uno de los que aún creemos escuchar sus gritos apurados...

¡Chuengaaaa!
Autor: Ningo

Era clamor insistente
imposible de olvidar
la tribuna popular
la tentación recurrente

Era dulzura al azar
lo que entraba en un puñado
era sabor esperado
era magia que gustar

¡Chuengaaa! ¡ Chuengaaa!
y se alejaba apurado
al bolsillo lo comprado
se diluía la arenga

Era alegría con poco
eran instantes sagrados
momentos que son pasado
y que nostálgico evoco.

Los diputados Raúl Puy y Oscar Moscariello pensaron, con justeza, que recordar y homenajear a los personajes populares de nuestra ciudad es asegurar su recuerdo como patrimonio cultural de los porteños, y basándose en esa premisa es que solicitaron la aprobación del proyecto de homenaje que finalmente fue convertido en ley (Nº 3.990) sancionada el 3 de noviembre del 2011, promulgada de hecho del 01/12/2011, y publicada en el Boletín Oficial N° 3832 del 13/01/2012.

Carlos Davis

Fuente: Ciudad y Derechos - CEDOM - Notas de archivo propio

   
 

........   ....   

 
 

Estadísticas & Visitantes

Editor - Responsable: Carlos Davis
Humboldt 1911 - CABA - Cel: 15-4170-8400 - email: codavis@parqueavellanedaweb.com.ar

Inscripto en la Dirección Nacional del Derecho de Autor:
RL-2021-66361661-APN-DNDA#MJ

Visitas durante el año 2022

web analytics

Facebook de Parque Avellaneda Web

ESTADÍSTICAS
 & VISITANTES

 VISITE NUESTRA
FANPAGE DE FACEBOOK